Por una Europa que refuerce la Economía Social y Solidaria

Por una Europa que refuerce la Economía Social y Solidaria. Es la propuesta que planteamos desde AERESS ante las elecciones europeas del próximo 9 de junio. La Economía Social y Solidaria ha venido mostrando, en los últimos años, su importancia de cara a lograr una verdadera transición ecosocial. La resolución «Promover la economía social y solidaria para el desarrollo sostenible» de la Organización de Naciones Unidas (ONU), de 2023, consolidaba la «Resolución sobre el trabajo decente y la Economía Social y Solidaria» que adoptó la Organización Internacional del Trabajo (OIT). También en 2023, el Consejo de la Unión Europea adoptó una recomendación para establecer las condiciones que faciliten y potencien la labor de las entidades de la Economía Social. Las políticas y los políticos que obtengan capacidad decisoria sobre el futuro de la ciudadanía europea, tras su refrendo en las urnas, tendrán la oportunidad de lograr una Europa más justa y ecológica.

Las entidades de AERESS, dedicadas a la recuperación de residuos y la inserción sociolaboral de colectivos vulnerables, confían en que estas elecciones sirvan para reforzar su imprescindible labor.

Propuestas de AERESS para la Europa que viene

Desde AERESS, pedimos a las políticas y los políticos de la Unión Europea que adopten las medidas necesarias para lograr una sostenibilidad medioambiental y reforzar modelos económicos que pongan en el centro a las personas. Para ello, consideramos imprescindible:

  • Reconocer y potenciar la labor pionera en Economía Circular de las entidades de la Economía Social y Solidaria, para garantizar una transición verde socialmente justa y que refuerce dicha Economía Circular.
  • Renovar el Intergrupo de Economía Social del Parlamento Europeo y nombrar un Comisario Europeo Responsable de Economía Social, para reforzar la labor de las entidades de la Economía Social y Solidaria.
  • Proporcionar a la Jerarquía de Residuos un lugar capital en la formulación de políticas de todos los estados miembros, destinando un porcentaje importante de la Responsabilidad Ampliada del Productor a potenciar la reducción y preparación para la reutilización de residuos que viene siendo desarrollada por las entidades de la Economía Social y Solidaria.
  • Establecer una política fiscal que desarrolle el potencial de empleo de la transición verde, incluyendo regímenes de IVA cero para servicios de reparación y productos de reutilización que incentiven la capacidad para el empleo y la formación de las entidades de la Economía Social y Solidaria.
  • Certificar el derecho a reparar de la ciudadanía europea y facilitar a la misma un acceso seguro, libre y debidamente informado los servicios de reparación que ofrecen las entidades de la Economía Social y Solidaria, logrando una mayor concienciación ecológica y social que evite los peligros del «greenwashing» y logre primar la reutilización sobre las compras de nuevos productos.
  • Reforzar las ayudas estatales a las entidades de la Economía Social y Solidaria, permitiendo su imprescindible desarrollo y permitiendo ampliar el impacto medioambiental y social positivo que vienen desarrollando.
  • Facilitar el acceso de las entidades de la Economía Social y Solidaria a la contratación pública, haciendo converger los criterios medioambientales y sociales en las medidas adoptadas para que dicha contratación coopere a una transición verde que beneficie a toda la ciudadanía.
  • Favorecer la creación de nuevas entidades de la Economía Social y Solidaria sin dejar de reforzar y consolidar la importante labor de las ya existentes, así como de acompañar la transformación empresarial hacia figuras de la Economía Social y Solidaria.
  • Integrar los postulados y la labor de la Economía Social y Solidaria no sólo en las políticas de la propia Unión Europea, sino también en su agenda exterior, para favorecer el desarrollo sostenible no sólo de los estados miembros sino también de terceros.
  • Fomentar el desarrollo de una cultura y educación que promuevan los postulados de la Economía Social y Solidaria, abriendo líneas de apoyo económico a iniciativas que propongan dicho aprendizaje.

Confiamos en que estas medidas, y otras convergentes que apoyamos y han hecho públicas las redes a que pertenecemos (RREUSE y REAS) podrán asegurar una transición verde socialmente justa para toda la ciudadanía europea y servir de ejemplo a nivel global.

Por una Europa que refuerce la Economía Social y Solidaria.