lunes, 21 de diciembre de 2020

Derecho a reparar: la apuesta de la UE por la economía circular en la era Covid.

Fuente: La información

Francia será el primer país en implantar un "índice de reparabilidad" a partir de enero, que responde a la demanda de los consumidores de alargar la vida útil de sus productos.

Derecho a reparar: la apuesta de la UE por la economía circular en la era Covid

El 70% de los europeos prefiere reparar un producto a tener que comprar uno nuevo, según un reciente estudio de la Unión Europea (UE). Desgraciadamente, esto entra en conflicto con el modelo consumista que lleva impulsando la economía mundial en los últimos 30 años: durante la Guerra Fría, una de las apuestas más firmes de la URSS era por la durabilidad de sus productos; una bombilla podía durar decenas de miles de horas encendida -en EEUU la industria acordó establecer una obsolescencia programada de en torno a las 1.000 horas-, mientras que la duración mínima de una nevera en la Alemania del Este era de 25 años. Sin embargo, todo podría estar a punto de cambiar, después de la reciente aprobación del "derecho a reparar" por parte de la UE.

El pasado noviembre, el Parlamento Europeo aprobaba su plan para limitar los productos electrónicos de un solo uso, al tiempo que se obliga a los fabricantes a facilitar la reparación de los dispositivos. En este sentido, el texto refrendado por la cámara exige que en los países miembros "se desarrolle e introduzca un etiquetado obligatorio para proporcionar información clara, inmediatamente visible y fácil de entender a los consumidores sobre la vida útil estimada y la capacidad de reparación de un producto en el momento de la compra".

Hablamos principalmente de dispositivos electrónicos, pero lo cierto es que se trata de una medida que afectará a todas las áreas de consumo: desde fabricantes de teléfonos móviles, que actualmente suelen contar con un servicio de atención técnica (SAT) para estos casos, hasta la empresa que se dedica a la producción de lavadoras. En ambos casos, se preservará la garantía mínima de dos años que establece la UE, pero el nuevo texto introduce la obligatoriedad de informar al consumidor sobre la posibilidad de reparar ese producto más allá del período de garantía. Es decir, que teóricamente cada empresa que quiera puntuar alto en los nuevos índices de reparabilidad de cada país se verá prácticamente obligada a crear un SAT, o a subrogarlo.

 

Francia, pionera en 2021

Además, se introduce una garantía adicional para las piezas de segunda mano que podría suponer una auténtica revolución dentro de la UE y dar paso a una economía más circular: en vez de tener que sustituir esa bombilla con obsolescencia programada o esa nevera averiada a los tres años, se pretende impulsar un mercado de piezas reutilizables para evitar tener que comprar un nuevo producto. Por mucho que el vendedor te diga la clásica frase de: "Por lo que te va a costar repararlo, casi te sale mejor comprarte uno nuevo". La gran duda es cómo afectará esta transformación a los precios finales al consumidor. ¿Se encarecerán los productos nuevos? ¿Durarán más tiempo?

A modo casi experimental, el primer país que aplicará estos cambios a partir de enero de 2021 será Francia, donde los fabricantes deberán "informar al consumidor sobre la posibilidad de reparar un producto". En esencia, esto significa que los productos tendrán que incluir una etiqueta con una puntuación del 1 al 10 sobre su grado de reparabilidad, similar a la que ya se establece para aspectos como en consumo energético. Al principio, solo se aplicará a lavadoras, portátiles, smartphones, televisores y cortadoras de césped.

Sin embargo, este índice de reparabilidad pretende establecerse de cara a 2024 no solo como una etiqueta meramente informativa, sino también como un método para medir la durabilidad y resistencia de los productos en Francia, en línea con las pretensiones de la UE. Además, la nueva normativa obligará a establecer un sistema de carga común en todo el continente, para evitar los desechos electrónicos: la idea es que, en el futuro, un 'smartphone' de Apple y otro de Huawei o Samsung compartan el mismo puerto de carga entre sí, por ejemplo.

 

Artículo original: https://www.lainformacion.com/management/economia-circular-ue-derecho-reparar-electronica/2823904/

Aviso legal

Titular
Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria (AERESS)

Dirección

Calle Bustos, 2
28038 Madrid

Contacto: info@aeress.org

Datos registrales:
Área de Asociaciones del Ministerio del Interior con el número nacional 141.023.

C.I.F.: G-02219293

Servicios:
AERESS es una asociación sin ánimo de lucro de segundo grado que representa, apoya, coordina y promociona a sus socios en sus actividades de inserción sociolaboral y medioambientales.

×

Política de privacidad

El sitio web aeress.org, incluida toda la información y el material que contiene, está gestionado por la Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria (AERESS) con sede en la dirección C/Bustos 2, 28038 Madrid.
Si desea ponerse en contacto con nosotros, envíenos un correo electrónico a la dirección info@aeress.org o llámenos al teléfono 911862543.
Las condiciones indicadas a continuación (“Política de privacidad”) se aplican junto con las condiciones de uso descritas en el Aviso legal.

¿Quién es el responsable de sus datos?

AERESS  garantiza que todos los datos que nos faciliten serán tratados con máxima confidencialidad y seguridad para evitar cualquier alteración o pérdida de los mismos, así como cualquier acceso no autorizado por terceros.

De acuerdo con lo establecido en la legislación vigente en materia de protección de datos de carácter personal, AERESS informa de la existencia de un fichero de carácter personal que contiene los datos que los usuarios han facilitado a través del sitio web. AERESS es responsable del fichero y confirma que será tratado con la máxima confidencialidad, no siendo en ningún caso cedido a terceros.

 

¿Qué uso hacemos de sus datos?

AERESS utiliza sus datos únicamente para enviarles el Boletín de Noticias de la Red AERESS, cumpliendo en todo momento su compromiso de no facilitar ningún tipo de dato personal a terceros.

 

Aviso legal

AERESS respeta la legislación vigente en materia de protección de datos personales, la privacidad de los usuarios y el secreto y seguridad de los datos personales, de conformidad con lo establecido en la legislación aplicable en materia de protección de datos, en concreto el Reglamento 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016, adoptando para ello las medidas técnicas y organizativas necesarias para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y robo de los datos personales facilitados, habida cuenta del estado de la tecnología, la naturaleza de los datos y los riesgos a los que están expuestos.

Todos los datos facilitados a través de formularios electrónicos y mediante correo electrónico serán tratados con estricta confidencialidad y le informamos de que tiene usted derecho de acceso al fichero, rectificación y cancelación de sus datos, a través del formulario web http://www.aeress.org/newsletter/subscribe_infomail o mediante escrito a info@aeress.org o la dirección postal C/Bustos, 2 28038- Madrid indicando el deseo de dejar de formar parte del fichero.

Los datos solicitados, email, es estrictamente necesario para el correcto envío del email, y no se utilizará con ningún otro fin.

AERESS considera prioritario garantizar la privacidad y confidencialidad de los datos de carácter personal de sus clientes (cualquier información concerniente a personas físicas identificadas o identificables) que tenga recogida con su consentimiento en sus sistemas de información (base de datos), en conformidad con el objeto de la Ley (textual) “Garantizar y proteger, en lo que concierne al tratamiento de los datos personales, las libertades públicas y los derechos fundamentales de las personas físicas, y especialmente de su honor e intimidad personal y familiar”.

La Política de Privacidad puede cambiar y actualizarse, pero no se verán reducidos los derechos del cliente sin su consentimiento. A pesar de esto, se colgarán los cambios en la presente página y si éstos son significativos, se facilitará un aviso que llame más la atención (incluyendo, si aplica, una notificación por correo electrónico de los cambios realizados)

×